Tragaperras de 3 tambores

Las tragaperras, conocidas también como tragamonedas, son el juego de casino online más popular. Su origen se remonta al año 1887, cuando Charles Fey diseñó la primera tragaperras de tres rodillos, cada uno de los cuales tenía diez símbolos (corazones, espadas, diamantes, herraduras y campanas) que había que hacer coincidir al insertar una moneda y tirar de una palanca que hacía girar los rodillos de manera mecánica.

Desde entonces, las tragaperras han evolucionado y hoy podemos jugar a tragamonedas de tres tambores, tragamonedas de cinco tambores, videotragaperras, videotragaperras 3D, tragaperras de botes progresivos, tragaperras temáticas y muchos más tipos. Quizás se deba a esta amplia variedad de juegos y su grado de sofisticación que al hablar de tragaperras estemos hablando de los juegos de casino más conocidos, populares y jugados.

Casinos online con la mejor selección de tragaperras

¿Qué son las tragaperras de tres tambores?

Las tragamonedas de tres tambores son las típicas tragaperras de bares, casinos y salas de juegos y se caracterizan por tener tres rodillos con diferentes símbolos, como los 7, las frutas, las herraduras o los comodines, que son símbolos especiales que sustituyen a cualquier otro símbolo. Además de los comodines tradicionales, las tragamonedas de tres tambores tienen comodines expansivos, que abarcan a toda una línea alineada de los rodillos, con lo que aumentan las posibilidades de ganar de manera exponencial.

El objetivo del juego es alinear los símbolos de los rodillos al tirar de una palanca o apretar un botón para recibir los premios. Además, cada máquina tragaperras tiene sus propias líneas de pago y rondas de bonos, lo que hace que cada máquina sea única y que cada jugador tenga su favorita. Por eso, antes de lanzarnos a jugar a una máquina es recomendable prestar atención a los bonos (tanto si son bonos con depósito, como si son bonos sin depósito) y a los pagos que ofrece. La única manera de entender cómo funciona cada tragaperras es prestar atención a su tabla de pagos.

Sin embargo, algunas características son comunes a todas las tragamonedas. La cantidad de bobinas, por ejemplo. Existen tragamonedas de tres o cinco bobinas. Las de tres bobinas tienen un máximo de cinco líneas de pago. Las de cinco bobinas suelen tener entre otras características múltiples rondas de bonos. Además, están las tragamonedas multilínea, que tienen más líneas de pago que cualquier otro tipo de tragamonedas. Normalmente tienen entre 25 y 30 líneas de pago, pero también es posible encontrar tragamonedas multilínea con cientos de líneas de pago. Hay que tener en cuenta que a medida que los pagos se incrementan es necesario apostar más.

¿Por qué jugar a tragaperras de tres tambores si podemos jugar a tragaperras de 5 tambores?

No todo el mundo tiene claro por qué o cuándo es una buena idea jugar a las tragamonedas de tres tambores en lugar de jugar a las de cinco tambores. Si eres una de esas personas, aquí te damos más de un motivo para inclinarte por las tragaperras de tres tambores.

Porque es ideal para los principiantes

Jugar a las tragaperras de tres tambores es ideal para jugadores sin experiencia. Las combinaciones posibles son menos numerosas, el diseño de las máquinas es menos complejo y las líneas de pago son limitadas (hasta cinco), pero las apuestas necesarias son también menores y, por lo tanto, se reduce la posibilidad de perder. Menos es más: la simpleza de su diseño no confundirá a los jugadores nóveles, que podrán concentrarse en las variables fundamentales de los juegos de las tragaperras y comprender sus reglas básicas, su funcionamiento y sus tablas de pagos.

Porque pagan más

Las tragaperras de tres rodillos cuentan con pocas líneas de pago si las comparamos con las tragaperras de cinco rodillos o las tragaperras multilínea, pero sus premios son mucho más jugosos. Los premios que reparten las tragamonedas online, además, suelen ser más lucrativos que los de las máquinas de los bares o las de los casinos de toda la vida, porque los proveedores de juegos online pueden operar de forma mucho más rentable que sus colegas tradicionales, ya que no tienen que asumir los gastos de un local o de la compra de máquinas físicas.

Para ajustarte a un presupuesto

Si te estás iniciando en el mundo de las tragaperras es recomendable limitar tu presupuesto de antemano y jugar con responsabilidad, por eso debes saber que para acceder a los premios más tentadores o las máquinas con más líneas de pago debes apostar más dinero y, por lo tanto, asumir más riesgos.

Características de bonificación

Las tragaperras de tres rodillos tienen scatters, que son símbolos que dan premios si se juntan tres o más, sin importar sin están alineados en los rodillos o no. Los scatters dan giros gratis o diferentes tipos de bonos. Un bono de giros gratis, como su nombre indica, ofrece tiradas gratuitas a los jugadores. No obstante, los bonos de giros gratuitos suelen conllevar una serie de términos y condiciones asociadas, como el hecho de tener que registrarte en el casino o tener que hacer un depósito antes de poder disfrutar de tus giros gratis. Los giros gratis, además, incluyen muchas veces multiplicadores. Los multiplicadores doblan, triplican o aumentan un determinado número de veces el valor de los premios y de tus ganancias.

Pagos de tragaperras de 3 tambores

Las tragamonedas de tres tambores, no te olvides, suelen pagar más que las máquinas tragaperras de cinco tambores, esa es la manera que tienen de atraer a los jugadores a pesar de contar con menos líneas de pago: la posibilidad de hacerte con el premio gordo es mayor en una tragaperras de tres rodillos que en una de cinco.

Conclusión

Si nunca has jugado a una máquina tragamonedas y tienes curiosidad por saber de qué se trata y quieres probar tu suerte, elige una máquina tragamonedas de tres tambores. No te volverás loco con las decenas de líneas de pago diferentes, tendrás que apostar menos dinero para poder hacerte con los premios gordos, podrás ajustarte a tu propio presupuesto sin superarlo y pasarás un buen rato sin correr riesgos innecesarios. ¡Mucha suerte!