Estrategias para el baccarat

El Baccarat o Punto y Banca es un juego de casino principalmente de azar, ya que las probabilidades son fijas, igual que la ruleta o las tragaperras. Sin embargo, en él interviene una parte de habilidad que depende del jugador.

Basándonos en la estadística y las matemáticas es posible utilizar estrategias para mejorar las probabilidades de acierto y minimizar las pérdidas en este juego de casino en línea.

Los mejores casinos de Baccarat online

No se deje intimidar

El Baccarat es un juego aparentemente sencillo, donde el jugador sólo tiene que apostar si ganara él o la banca, o si habrá empate.

Sin embargo, el Punto y Banca se considera un juego elitista entre los jugadores de casino ya que los límites de apuesta suelen ser muy altos. También se considera extravagante debido a rituales como que los jugadores son los que hacen el reparto de cartas y descubren el valor de las mismas.

En el Baccarat online, todos estos añadidos que suelen intimidar al jugador desaparecen de modo que es accesible para todo el mundo.

Aunque sea un juego sencillo, es importante entender bien las reglas del Baccarat y aplicar las estrategias para asegurar que su presupuesto no desaparezca en cuestión de minutos:

Reglas del Baccarat

  • Usted apuesta que ganará la mano del jugador, la de la banca o que habrá un empate.
  • La mano que más se acerca a un total de 9, gana.
  • Tanto el jugador como el croupier reciben 2 cartas inicialmente, y en ocasiones alguno de ellos recibe una tercera carta.
  • La tercera carta se recibe al azar sin que ni el jugador ni la banca lo solicite.
  • Los dieces y las cartas con figuras tienen un valor de cero. El resto de cartas tienen un valor según su número.
  • Al sumar los valores de las cartas sólo cuenta el dígito final. 17 cuenta como 7, 25 cuenta como 5.

Probabilidades y Ventaja de la casa

Estadísticamente, la mano de la banca suele ganar un poco más que la mano del jugador.

En concreto, la ventaja del casino es del 1,06% en las apuestas a la banca y del 1,24% en las apuestas al jugador.

El motivo de esto tiene que ver con la tercera carta que se reparte de forma aleatoria.

Las reglas del juego de baccarat para recibir esta tercera carta están basadas en una fórmula compleja que, a fin de cuentas, termina dando más ventaja a la banca de forma estadística, quien tiene más probabilidades más de ganar.

¿Apostar por la banca o por el jugador?

Sabiendo esto, tiene más sentido apostar siempre a favor de la banca, ya que tiene más oportunidades de ganar. Sin embargo, hay que tener en cuenta dos factores:

  • Apostar por el jugador implica que si usted gana, recibe el 100% del premio (el doble de lo apostado).
  • Al apostar a la banca tiene que abonar un 5% de comisión de sus ganancias a la casa.

De modo que apostar por la banca en el Baccarat tiene más probabilidades de ganar a la larga, pero las ganancias son menores.

¿Es recomendable apostar por el empate?

Otra opción que a priori puede ser muy golosa es la de apostar por el empate, sin embargo, matemáticamente sus desventajas son mayores que las ventajas:

  • El payout es de 8 a 1: si apuesta empate y gana, recibe su apuesta adicional + 80%
  • Las probabilidades de que haya empate son menores del 10%

Es por este motivo se desaconseja apostar a empate en el Baccarat.

Estrategias de Juegos

Estrategias del Baccarat:

Las estrategias para el baccarat están enfocadas principalmente en minimizar las pérdidas y maximizar las ganancias, y tener un control del presupuesto:

¿Memorizar las cartas para detectar patrones?

Esta es una estrategia del Punto y Banca que algunos jugadores recomiendan, asegurando poder predecir tendencias en las cartas y poder predecir qué saldrá en las futuras manos.

Nada más allá de la verdad. El baccarat juego de azar, igual que las tragaperras, con probabilidades fijas. Esto quiere decir que las cartas que ya han salido no tienen ningún efecto sobre las cartas que aparecerán después, ya que estas no se eliminan del mazo.

Es lo mismo que predecir si saldrá cara o cruz cada vez que lance una moneda al aire: que haya salido tres veces cara no implica que la siguiente vez la cruz tenga más probabilidades de salir.

La Estrategia del 1324

La estrategia de baccarat del 1324 propone que para maximizar los beneficios y minimizar las pérdidas, se siga el sistema de apuestas de “1-3-2-4”:

  • Apueste una unidad en la primera mano
  • Si gana, apueste tres unidades en la siguiente
  • Si gana, apueste dos unidades en la siguiente
  • Si gana, apueste cuatro unidades más
  • Si vuelve a ganar, apueste una unidad en la siguiente.

En el momento en el que pierda, debe volver al principio y apostar una sola unidad.

Otra alternativa parecida es la secuencia Fibonacci, en la que su apuesta se la suma de sus dos apuestas anteriores.

La Estrategia de la Martingala

La estrategia de la Martingala es una de las más clásicas para los juegos de apuestas fijas como es el caso del Baccarat. Pero es bastante agresiva.

Consiste en ir doblando las apuestas perdidas hasta que se acierta, de modo que finalmente se obtengan beneficios.

La desventaja de este sistema es que hay que disponer de bastante dinero para soportar la apuesta hasta ganar, ya que de lo contrario podría perder muchísimo dinero jugando al Punto y Banca.

Sistema Paroli

Esta estrategia del Baccarat propone doblar la apuesta cada vez que gana, y volver al presupuesto inicial cuando pierda.

Es una estrategia bastante segura y conservadora ya que si usted gana por tercera vez, debe volver de nuevo a su apuesta inicial.

El objetivo es rescatar una racha positiva antes de que se pierda lo ganado.

Conclusión

A pesar de ser un juego aparentemente sencillo, el Punto y Banca es un juego en el que puede perder mucho dinero si no se administra bien el presupuesto y sigue estrictamente las estrategias para apostar en el baccarat.

Por eso se aconseja apostar por poco dinero, no apostar nunca a empate y seguir el Sistema Paroli o el  1324.

No olvide que el Punto y Banca es un juego de azar y que es importante saber cuándo parar. Tener claros sus límites y dejar de jugar cuando haya asumido un objetivo asequible.