Los mejores juegos tradicionales de España

Dicen que España es un país de sol, playa, sangría, toros y paella, pero también hay otros aspectos que nos caracterizan ante otras culturas. Los españoles somos personas muy espontáneas y sobre todo muy sociales que aprovechamos cualquier ocasión para divertirnos junto a nuestros familiares y/o amigos.

Por eso en nuestro país tenemos una gran variedad de juegos tradicionales que se llevan jugando desde hace décadas o incluso siglos. Crecemos viendo estos juegos y cuando tenemos las habilidades necesarias comenzamos a pasar tardes o noches muy entretenidas junto a nuestros seres queridos jugando y discutiendo; porque en muchas ocasiones cada uno quiere imponer las reglas cómo se juega en su casa, ¿verdad?

Los juegos de casino nos atraen ya sea por la adrenalina de la apuesta, los diseños coloridos de las tragaperras o por el juego en sí. Asimismo, los juegos tradicionales de nuestra infancia, y también de nuestra adultez, son una fuente inagotable de diversión

En el artículo de hoy vamos a conocer los juegos tradicionales de España y aprender un poco más sobre ellos. Pero recuerda que puede haber alguna variante según cada región o Comunidad Autónoma. ¿Los conocerás todos?

BONO: 100% HASTA 200€
Jugar Ahora

El parchís

Posiblemente este sea el juego de mesa más jugado en España que reúne a adultos y niños en el mismo tablero. Su funcionamiento es muy sencillo, el tablero se divide en cuatro partes iguales con colores diferentes y cada jugador recibe 4 fichas. Primero cada jugador tiene que ir sacando las fichas de “casa” y con la ayuda del dado ir avanzado hasta el lugar donde se tienen que juntar todas las fichas de cada color.

Durante el transcurso del juego se puede bloquear el camino y “comer” las fichas de los contrincantes obteniendo movimientos adicionales. En los tableros más modernos también pueden jugar 6 o incluso 8 jugadores a la vez, pero no es lo tradicional. También es muy típico hacer pequeñas apuestas como el que pierda tiene que recoger la mesa o lavar los platos.

Las damas

En las damas también se utiliza un tablero pero es muy diferente al del parchís. El tablero de las damas se divide en pequeños cuadrados de 10×10 y cada jugador recibe 20 fichas (también hay tableros de 8×8 y 12×12 y el número de fichas varía).

 

En este juego únicamente pueden jugar dos jugadores y el objetivo es “comer” todas las fichas del contrincante realizando movimientos laterales. El juego termina cuando un jugador pierde todas sus fichas o cuando es técnicamente imposible que uno de los dos jugadores gane la partida.

 

Las fichas son de dos colores: blanco y negro; igual que los colores que tiene el tablero. A algunas personas les gusta imponer un número determinado de movimientos, pero muchas prefieren que haya un número ilimitado de movimiento hasta que haya un vencedor o la partida termine en tablas. Es un juego muy divertido perfecto para jugar con niños porque se les estimula sus habilidades cognitivas.

El mus

Muchas personas dicen que el mus se aprende en los bares o durante los descanso en la universidad, y la verdad es que la mayoría de los jugadores afirman que así es como aprendieron ellos. El mus es un juego típico para jugar en los bares después de comer mientras se toma el café.

 

En este juego de cartas participan 4 jugadores divididos en parejas y la suerte y la estrategia de cada pareja es fundamental para ganar cada partida. En este juego se necesita una baraja de cartas española y cada partida es al mejor de 5 o 3 “vacas”. Para ganar cada “vaca” hay que llegar a 30 o 40 puntos (lo normal son 40) y cada carta tiene un valor de puntos determinado.

La comunicación entre las parejas es fundamental para tener más opciones de victoria y se permiten las señas.

El tute

El tute es el otro juego de cartas preferido por los españoles y también es un clásico de las sobremesas en nuestro país. Pueden jugar 2, 3 o 4 personas y se necesita una baraja española. El objetivo es llevarse las cartas de mayor puntuación para obtener más puntos que los demás contrincantes.

 

Este es el valor de cada carta: as, 11 puntos; tres, 10 puntos; rey, 4 puntos; caballo, 3 puntos; sota, 2 puntos. Las demás cartas no puntúan. La partida termina cuando un jugador alcanza el número de manos ganadoras que se acordaron antes de empezar a jugar.

La brisca

En algunas regiones de España se juega más a la brisca que al tute o al mus. En este juego de cartas juegan 2, 3 o 4 jugadores con una baraja española. Una persona es la “mano” y se va jugando de izquierda a derecha echando cartas sobre la mesa.

 

Los jugadores van ganando cartas con una puntuación determinada hasta que se acaban todas las cartas del mazo. En este momento se cuentan los puntos que obtuvo cada jugador. La partida termina cuando un jugador alcanza el número de manos ganadoras que se acordaron antes de empezar a jugar.

 

Estos son los juegos tradicionales de España que verás con mayor frecuencia en bares y hogares. Son juegos muy entretenidos y aptos para todos los miembros de la familia; aunque para hacerlos más emocionante lo más divertido es hacer pequeñas apuestas. ¿Qué te gustaría apostar en una partida de mus: el café o el chupito?